Cambiar tus senos puede realmente cambiar tu vida. De todas maneras, la cirugía de mamas es una cirugía mayor, por lo que tienes que sentirte completamente segura y feliz en manos de tu cirujano. Debes dejar claro tus expectativas. Hemos confeccionado una guía que te ayudara en tu proceso desde la investigación hasta la final recuperación, simplemente selecciona cada sección para encontrar más información.

Prepárate e investiga

Encuentra un cirujano

El primer paso es encontrar un cirujano con el que te sientas realmente cómoda. El “Boca a boca” puede ser un gran camino para encontrar un médico, entonces te recomendamos especialmente que preguntes entre tus amigos y consultes información sobre tu cirujano.

Date tiempo para prepararte antes de realizar citas, esta no es una decisión para tomar apresurada. Comienza a prepararte para la consulta desde ahora, y dale tiempo. Realiza una lista de preguntas que quisieras hacerle al médico y busca fotos de los senos que te gustaría tener. No existen dos cuerpos iguales, entonces lo que a ti te gustaría tal vez no sea posible, si traes fotos a la consulta tu cirujano tendrá una idea mejor de lo que estás imaginando.

Consulta

Cada consulta es diferente, pero te sugerimos que confecciones una lista de preguntas, y busques algunas fotos para discutir. Esto le dará a tu cirujano una idea más clara del tamaño y la forma que te gustaría obtener.

Tienes que ser totalmente honesta acerca de lo que quieres lograr con este procedimiento. Algunas mujeres quieren que sus nuevos senos luzcan operados y esto es absolutamente válido en su decisión. Igualmente, deberías interesarte por un look más sutil y natural para encontrar tu plenitud. Un cirujano te guiará hacia lo más adecuado para ti, en relación al marco y los tejidos mamarios existentes, te hará sugerencias y recomendaciones acerca de lo que considere sea mejor para ti.

Para ayudar a prepararte, aquí van algunas preguntas que puedes considerar realizarle a tu médico:

  1. ¿Cuántas operaciones ha realizado?
  2. ¿Cuántas revisiones de su propio trabajo realiza en promedio?
  3. ¿Qué producto usa y por qué?
  4. ¿Puedo ver algunas fotos de antes y después?
  5. ¿Cuánto tiempo lleva la recuperación?
  6. ¿En cuánto puedo realizar mi operación?
  7. ¿Cuánto tiempo estaré internada?
  8. ¿Qué tamaño tendrá la cicatriz?
  9. ¿Cuánto tiempo durará?
  10. ¿Cuáles son los riesgos y peligros?
  11. ¿Qué sucede si quedo embarazada?
  12. ¿Qué sucede si quiero amamantar?

Finalmente, no te sorprendas si tu médico te pide que te quites la ropa, necesitará ver tus senos naturales para decidir la mejor manera de lograr la apariencia que deseas.

Recuerda, no te frustres, tómate tu tiempo y no te sientas presionada a aceptar cualquier cosa en el momento. Es tu cuerpo y es tu elección. Asegúrate de estar 100% satisfecha con tus médicos, sus consejos, su acercamiento y sus instalaciones.

Tomando la decisión

Puede ayudar llevar un amigo o un familiar cuando vayas a la consulta para una segunda opinión. Considera cuidadosamente los costos, aclara lo que está o no incluido, por ejemplo: si una cirugía de revisión es necesaria.

Vuelve a chequear las credenciales de tu cirujano y ten claro que nadie puede tomar la decisión por ti. No dejes que nadie te presione. Cambiar tus pechos puede realmente cambiar tu vida, pero es una cirugía mayor, entonces debes estar segura que es lo que realmente quieres

Cirugía

La semana previa

Empaca tus cosas y practica el camino. Estarás excitada y nerviosa ese día, entonces es mejor prepararte bien con anticipación.

Asegúrate de empacar lo necesario para hacer que tu corta estadía en el hospital sea confortable (pantuflas, suspensor extra, artículos de higiene, etc.) y organiza tener un amigo a quién llamar para que te ayude en la vuelta a casa.

Vuelve a chequear la hora de llegada y pregunta por las indicaciones prequirúrgicas sobre la comida y bebida.

Ese día

Es habitual que cuando llegues te encuentres con los enfermeros que te cuidarán. Te ayudarán a instalarte y responderán cualquier duda que tengas. Conversarán contigo acerca de lo que esperas y te pedirán que firmes el consentimiento de tu operación.

Tu anestesista vendrá y te hará algunas preguntas acerca de cirugías previas para asegurarse de que te darán los niveles adecuados de alivio del dolor y medicamentos para descansar.

Finalmente, tu cirujano revisará sus observaciones previas y te examinará para realizar medidas y marcas para la operación. De nuevo, si tienes dudas de último momento, no temas preguntar.

La operación

Los médicos trabajan de manera diferente, pero como guía, el aumento de mamas se realiza usualmente bajo anestesia general, y toma entre una y dos horas. Una vez que estás dormida en el quirófano, tu cirujano realizará las incisiones cuidadosamente. Esto será, habitualmente, en uno o dos sitios (ya sea en el pliegue debajo del pecho, en la axila o alrededor del pezón). Ellos lo habrán decidido contigo de antemano.

Después de realizar las incisiones tu médico hará espacio para el implante. El implante estará debajo del tejido mamario sobre el músculo pectoral, debajo del músculo pectoral o, en algunos casos, dentro del músculo pectoral.

La decisión de tu cirujano de colocar el implante sobre o debajo del músculo (o una combinación de ambos métodos), depende de tu anatomía, el tipo de incisión elegido así también como la forma y tamaño del implante.

Una vez que los implantes están en su lugar, el cirujano cierra la incisión con puntos de sutura y puede envolver tus pechos en un vendaje o sostén de apoyo.

Recuperación

En el hospital

Cuando vayas despertando de la operación te suministrarán calmantes para ayudarte a aliviar cualquier dolor mientras desaparece el efecto de la anestesia. Deberás arreglar previamente con alguien para que te lleve a casa. Lo mejor, si es posible, será que un amigo o familiar se quede contigo las primeras 24 hs.

La anestesia general afecta temporalmente las habilidades de coordinación y mentales, entonces no debes conducir, tomar alcohol, operar maquinarias, o firmar documentos legales en las siguientes 24 hs. Sigue siempre el consejo de tu médico.

Cuando vayas a casa, deberás usar un sujetador de apoyo siguiendo las recomendaciones de tu médico sobre cuándo usarlo, los distintos cirujanos y procedimientos tienen diferentes recomendaciones.

En casa

Desde la primera entrevista y, sobretodo antes de dejar el hospital, tu cirujano te indicará el cuidado posterior que debas tener cuando retornes a tus actividades habituales.

A manera de guía, necesitarás alrededor de dos semanas de licencia laboral, no deberás hacer ningún levantamiento ni ejercicio pectoral por un mes aproximadamente. Necesitarás, probablemente, reducir tu actividad por períodos más largos, dependiendo del consejo de tu médico.

La cirugía mamaria es una cirugía mayor, entonces tómatelo con calma y no olvides seguir el consejo de tu médico si sientes que necesitas tomar calmantes.

Los puntos generalmente se quitan pasada una semana.

Habla con tu cirujano acerca de qué esperar de la cicatrización y qué puedes hacer para mejorar la apariencia de las cicatrices. No tengas miedo de hacer muchas preguntas, siempre es mejor estar bien preparado. Silgel™ ayuda a atenuar el aspecto de todas las cicatrices, ya sean nuevas o viejas. El gel, fácil de aplicar y no pegajoso, ayuda a aplanar el aspecto de la cicatriz y puede aliviar el picor, mientras la silicona pura cuida tu cicatriz a la vez que optimiza el proceso de curación natural de la piel.

Riesgos y complicaciones

La operación de senos puede realmente cambiar tu vida para mejor, pero como cualquier procedimiento de cirugía mayor, existen posibles complicaciones que debes tener en cuenta.

Contractura capsular

¿Qué es y qué la causa?

En términos simples, contractura capsular es la firmeza de los senos. Mientras tu cuerpo cicatriza luego del implante mamario forma una capsula de tejido alrededor del implante. De todas maneras, pasado el tiempo, esta capsula puede contraerse o estrecharse, lo que causará que tus pechos se vean y sientan diferente. Estos cambios están frecuentemente determinados por médicos utilizando la escala de Grado Baker:

  • Grado I: el seno es normalmente suave y de apariencia natural
  • Grado II: el seno es un poco firme y de apariencia normal
  • Grado III: el seno se siente firme y de apariencia anormal. (Distorsión visible)
  • Grado IV: el seno está duro, con dolor y de apariencia anormal. (Gran distorsión)

Esto puede pasar en un lado, ambos lados o en ninguno.

¿Puede ser corregido?

Tu cirujano controlará tu evolución post operatoria. Si tienes contractura capsular, requerirás una cirugía adicional para remover el tejido cicatrizal alrededor de los implantes y/o reemplazar el/los implante/s.

¿Cuán seguido ocurren las contracturas capsulares?

Eso es impredecible, puede suceder enseguida después de la cirugía o años después. La bibliografía médica describe la tasa de encapsulamiento menor a 5% hasta 40%, de todas maneras, las innovaciones en implantes han reducido significativamente la aparición de esta complicación.

Cicatrización

¿Qué pasa con la cicatrización y las ondulaciones de la piel?

Cicatrices aparecen luego de toda cirugía, es el camino natural de cura, la calidad de la cicatriz puede variar un poco de una persona a otra. La mayoría de las cicatrices luego de un aumento de senos, son delgadas líneas pálidas. Ellas pueden, sin embargo, volverse rojas, firmes y elevadas. Estas cicatrices son llamadas “hipertróficas”, y a pesar de que desaparecen con el tiempo, a veces dejan cicatrices permanentes más visibles.

Otro tipo de cicatriz que ocurre en algunos pacientes operados se denomina queloide. Esta es una cicatriz agrandada que no desparece o aplana con el tiempo. Una corrección quirúrgica de la cicatriz podrá ser necesaria.

También es posible, aunque muy raramente suceda, ver cierta ondulación notoria. Esto puede suceder cuando un implante tira de los tejidos que recubren o cuando los pliegues naturales del implante son visibles a través de la piel, o si usted pierde peso. Esta ondulación puede ser más notoria si los implantes están en la posición subglandular.

Otros efectos colaterales y complicaciones

¿Es posible contraer una infección? ¿Qué sucede en este caso?

Como cualquier cirugía, existe riesgo de infecciones. Desafortunadamente, las infecciones alrededor de un implante mamario son más difíciles de tratar que una infección en tejidos normales del cuerpo. A pesar de que las infecciones usualmente responden a antibióticos, en excepcionales casos el implante podría ser removido. Una vez limpiada la infección, la prótesis mamaria puede volver a ser insertada.

He leído que algunas mujeres desarrollan dolor en sus senos luego de la cirugía

Algunas mujeres que no han sufrido dolor antes de la operación, pueden tener dolor después de la misma. Estos síntomas de dolor son impredecibles y en algunos pacientes no se encuentra la causa. Es mejor hablar con tu cirujano sobre las complicaciones relacionadas con la cirugía, entonces estarás completamente atenta a los riesgos.

¿Qué pasa con el cáncer y los implantes mamarios? ¿Aumenta mi riesgo?

No existe evidencia científica de que los implantes rellenos de gel siliconado aumenten el riesgo de contraer cáncer. De todas formas, debes regularmente, por supuesto, continuar palpando tus senos y visitando a tu médico para chequeos de rutina.